PAULINAS

AL SERVICIO DEL EVANGELIO Y LA CULTURA

Jesús dice: Yo soy el camino, la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6).

En el centro de nuestra vida y misión está "Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida", con Él nos encontramos en la Palabra y en la Eucaristía, de esa forma nuestra vida se transforma en oración y la oración en vida. La Eucaristía fundamenta la comunión y la misión. Como Jesús, también nosotras estamos llamadas a comunicar a todos la alegría de un encuentro que ha transformado nuestras vidas. "De la Eucaristía a la misión. Juntas para comunicar el Evangelio hoy", es el corazón de nuestra identidad paulina.

LOGOTIPO

HISTORIA

Descubre el significado

del LOGOTIPO

 

Nuestros 100 años

ORACIONES PARA EL CAMINO

SALMO 16

SALMO 8

SALMO 129

Dios, mi esperanza

Señor, escucha mi apelación, atiende a mis clamores, presta oído a mi súplica, que en mis labios no hay engaño.

Aunque sondees mi corazón, visitándolo de noche, aunque me pruebes al fuego, no encontrarás malicia en mí.

Guárdame como a las niñas de tus ojos, a la sombra de tus alas escóndeme.

Oh, Señor, ¡cuán grande eres!

Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra! Ensalzaste tu majestad sobre los cielos.

Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él?

Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos, todo lo sometiste bajo sus pies.

Mi alma espera en el Señor

Desde lo hondo a ti grito, Señor; Señor, escucha mi voz; estén tus oídos atentos a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir? Pero de ti procede el perdón, y así infundes respeto.

Mi alma espera en el Señor, más que el centinela la aurora. Porque del Señor viene la misericordia, la redención copiosa; y él redimirá a Israel de todos sus delitos.

© 2015  Derechos Reservados Asociación Hijas de San Pablo