HISTORIA

ESPIRITUALIDAD

MISIÓN

FUNDADORES

FAMILIA PAULINA

PAULINAS EN EL MUNDO

La Congregación Hijas de San Pablo fue fundada en 1915 en Alba, al norte de Italia, por el Padre Santiago Alberione con el apoyo de Teresa Merlo, cofundadora y madre espiritual. El 27 de junio de 1915, Teresa Merlo conoce al padre Alberione, quien le pide colaborar en el nacimiento de la rama femenina de la Sociedad San Pablo.

  • PAULINAS EN PERÚ

    Hermana Inés Tibaldo

    Las Paulinas llegamos a Perú desde Argentina. El 4 de octubre de 1960, la Superiora Provincial de Argentina, Hna. María Epifania Bassi, escribió al arzobispo de Lima, cardenal Juan Landázuri Ricketts, pidiéndole la debida autorización para que dos hermanas de la congregación pudieran instalarse en la ciudad con el fin de comenzar su apostolado específico de las ediciones, y con miras a erigir más adelante una casa en el Perú.

     

    Recibida la autorización el 22 de octubre de 1960, viajaron a Lima desde Buenos Aires las hermanas Inés Tibaldo y María Luisa Manceñido, ambas argentinas. Se alojaron en el Colegio Sophianum, de las Hermanas del Sagrado Corazón, quienes las recibieron con gran afecto. Se presentaron ante el cardenal Juan Landázuri, quien les presentó a la diputada Matilde Pérez Palacio, quien a su vez las presentó al Club "Entre nous", integrada por las autoridades de la ciudad.

     

    El 28 de octubre de 1960, las hermanas iniciaron su trabajo de propaganda a domicilio. La dueña de una de las casas que visitaron era argentina, y al saber de la nacionalidad de las hermanas y de que no tenían domicilio, muy amablemente, les ofreció prestarles una casa desocupada que tenía en la zona de Chaclacayo, en el Barrio Santa Inés. Allí, las hermanas vivieron por seis meses aproximadamente. Monseñor Carlos Pezzagno y el Padre Fernández presentaron a las hermanas, en un curso que dictaron sobre las Ejercitaciones del Mundo Mejor en el Colegio Sophianum. Pidieron a los participantes que las apoyaran. Los participantes las apoyaron con muebles, vajillas, víveres, una máquina de escribir, entre otros recursos.

     

    Las Paulinas se dieron a conocer en el Encuentro Nacional de Religiosas celebrado en Lima del 8 al 15 de enero de 1961. Tuvieron a su cargo la publicidad del encuentro y la exposición de libros en el foró religioso y de catequesis. Dieron charlas todos los días sobre los medios modernos de apostolado. Mientras realizaban sus visitas a las familias, encontraron un local apto para abrir la librería en el edificio de las religiosas Concepcionistas, al lado de la imprenta "Lumen". El 31 de marzo de 1961 se inauguró la Librería San Pablo en un pequeño local del Jirón Carabaya Nº 133 y Pescadería.

  • PAULINAS EN BOLIVIA

    Dos misioneras italianas la Hermana Rosario Aimo y la Hermana Danila Ferrante, después de un largo viaje por las aguas del Pacífico llegan a la ciudad de La Paz, el 8 de noviembre de 1963.

     

    Se lanzan a una gran aventura como verdaderas comunicadoras y abren caminos para hacer conocer a Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida a través de los medios de comunicación social. Inician su obra como en Belén en la pobreza, simplicidad y sencillez  más tarde se desarrollará como toda obra de Dios.

     

    La experiencia carismática del P. Santiago  Alberione nos impulsa hacia los grandes desafíos de la modernidad tecnológica y vamos respondiendo a los tiempos, con el  mensaje vivo de nuestro fundador:

     

    “Vayan y prediquen con la palabra oral o con la escrita. Vayan y prediquen con  las nuevas tecnologías. Vayan y prediquen con los medios, formas y expresiones de la comunicación más rápidos y eficaces”, y con las palabras alentadoras de la co-fundadora Hermana Techa Merlo: “… es necesario que se haga conocer al Señor, también en Bolivia, el Evangelio tiene que difundirse en la forma que se pueda.”

  • JESÚS MAESTRO, CAMINO, VERDAD Y VIDA

    Jesús , Camino, Verdad y Vida. Escultura en capilla paulina de Alba, Italia.

    Jesús dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6). En el centro de nuestra vida y misión está "Jesús Maestro, Camino, Verdad y Vida", con Él nos encontramos en la Palabra y en la Eucaristía, de esa forma nuestra vida se transforma en oración y la oración en vida. La Eucaristía fundamenta la comunión y la misión. Como Jesús, también nosotras estamos llamadas a comunicar a todos la alegría de un encuentro que ha transformado nuestras vidas. "De la Eucaristía a la misión. Juntas para comunicar el Evangelio hoy", es el corazón de nuestra identidad paulina.

     

    Nuestro ideal de mujeres consagradas es el mensaje de las Bienaventuranzas, que intentamos vivir en forma radical, experimentando en nuestra vida lo que nuestro Fundador nos recuerda: "La Pobreza es la más grande riqueza, la castidad es el más grande amor, la Obediencia la más grande libertad".

     

    • Al ser Jesús el Camino a seguir, debemos obedecer su Palabra para no desviarnos o no tomar otros caminos más fáciles que no conducen a buen destino. La vida tiene buenos momentos y malos momentos, lo importante es que Jesús nos ayudará a confrontarlos de la manera correcta.
    • Al ser Jesús la única Verdad, quiere decir que "El que no vive para servir, no sirve para vivir". El ser humano sólo es ser humano cuando sabe amar tanto al prójimo como a sí mismo. Es necesario valorar a tu prójimo para vivir en paz con uno mismo y con el Señor.
    • Al ser Jesús la Vida, quiere decir que el cristiano no sólo debe admirar a Jesús, sino tratar de vivir como Él vivió, con sus mismas actitudes, con sus mismas opciones por el Reino de Dios y por los pobres. La vida es un continuo amar a Dios y sentirnos amados por Él. Somos felices al amar y hacer felices a los demás y cuando recibimos y damos amor, comprensión y acogida de los demás y a los demás.
  • SAN PABLO, APÓSTOL

    San Pablo, Apóstol

    La vida y las enseñanzas de Pablo apóstol que "viviendo en la intimidad de su Señor se desvivió para anunciarlo a los pueblos", forma la trama de nuestra espiritualidad. De este gran apóstol aprendemos a vivir en Cristo llenas de agradecimiento, de sensibilidad universal que nos hace abiertas, disponibles a todas las naciones y a lanzarnos constantemente hacia la meta.

     

    Saulo de Tarso, estudió bajo la tutela de su maestro Gamaliel, desde muy joven, con firmeza y convicción, estudio las tradiciones y leyes del pueblo judío, aunque también moldeó un carácter soberbio. Creyendo que los seguidores de Jesús traicionaban las tradiciones de su pueblo, los persiguió a muerte, sin piedad, ni compasión. Fue en esa persecusión, camino a Damasco, que cayó ciego ante una fuerte luz. Allí se encontró cara a cara con Jesús resucitado.

     

    Entonces escuchó una voz que decía: "Saulo, Saulo ¿Por qué me persigues?". Saulo ya ciego y desconcertado por el golpe que se había dado al caer del caballo, sólo atino a decir: "Pero ¿quién eres tú Señor?". Y la voz le respondió: "Yo Soy Jesús, a quién tu persigues, ahora levántate, entra a la ciudad y allí se te dirá lo que tienes que hacer". El Señor le devolvió la visión a través de Ananías quien le comunicó la Palabra del Señor. Después de ser bautizado por Ananías, adoptó el nombre de Pablo. Gracias a sus viajes, sus cartas y las comunidades que ayudó a formar, se dio origen a una gran fuente de enseñanza, esperanza e incentivo para nuestra Fé.

  • MARÍA, REINA DE LOS APÓSTOLES

    Maria, Reina de los Apóstoles

    Percibimos el gran desafío de comunicar el Evangelio con el mismo ardor y la pasión del apóstol Pablo, y acompañadas por la ternura de María, Reina de los Apóstoles. Nosotras, "Recorremos nuestro itinerario de fe con María Reina de los Apóstoles a ella le pedimos que nos introduzca en la escuela de Jesús Maestro", pues en ella vemos "realizada de modo ejemplar la donación integral a Dios y a los hermanos".

     

    "María es la Reina de los Apóstoles porque en ella se resume todo el itinerraio de un verdadero apóstol. Desde la anunciación, en la que fue escogida para ser la Madre del Hijo de Dios, nunca dejó de dar a Jesucristo al mundo; fue hecha Madre nuestra y de los Apóstoles por Nuestro Salvador en la cruz; estaba con los Apóstoles mientras esperaban el descenso del Espíritu Santo, obteniendo abundancia de bendiciones sobrenaturales que recibieron en Pentecostés". María permanecía con los primeros Apóstoles, para cuidar, motivar y orar por ellos.

     

    Los maternales cuidados de María se dirigen de manera especial a los apóstoles –sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos consagrados- que continúan en la Iglesia su misión de "dar a Jesús al mundo". Y no sólo eso, sino que se convierte para este escuadrón de personas en consejera, consuelo y fuente de energías, como lo fue para los apóstoles reunidos en el cenáculo a la espera del Espíritu: "María tiene el cometido de formar, sostener y coronar de frutos a los apóstoles de todos los tiempos".

     

Jesucristo es el primer misionero. Dios Padre lo ha enviado a salvar y a redimir a toda la humanidad. Él nos muestra el rostro de Dios cercano, lleno de amor y misericordia.

 

La misión de las Hijas de San Pablo, como consagradas, se inserta en la propia misión de Cristo Maestro. La vida de la Hija de San Pablo,  en forma total e integral, es para esta gran misión: la de llevar el Evangelio a todas las personas. El Padre Santiago Alberione comprendió, en una larga oración frente al Santísimo Sacramento, que los medios de comunicación podían servir como poderosos instrumentos para esta misión.

 

Las Hermanas Hijas de San Pablo son enviadas a todas las personas, y actualmente están presentes en más de 50 países de los cinco continentes. Como el apóstol Pablo buscan nuevos lenguajes para un anuncio eficaz. Con su propia vida comunican las abundantes riquezas que Dios les concede diariamente en su vida apostólica, en la oración y en la comunidad.

 

Hoy las Hijas de San Pablo ya son conocidas como las Hermanas Paulinas, dedicadas a difundir el Evangelio -la Buena Noticia de Jesús- a través de las ediciones de libros, películas, videos, CD, DVD, la revista digital Familia Cristiana, conferencias, exposiciones, ferias de libros, programas de radio y, ahora también, por medio de Internet. Esta es la misión de las Hijas de San Pablo, el carisma que les transmitió el Beato Padre Santiago Alberione: dar a todos la Palabra de Dios en una forma fácil, moderna y con los medios más rápidos y eficaces que el progreso vaya poniendo a disposición de los hombres.

 

  • BEATO SANTIAGO ALBERIONE

    Beato Santiago Alberione

    El 28 de junio de 1969, el papa Pablo VI, en una audiencia en que recibió a Santiago Alberione, lo describió así:

    “Mírenlo ahí humilde, silencioso, incansable, recogido en sus pensamientos, que van de la oración a las obras, siempre atento a interpretar los signos de los tiempos. El padre Alberione ha dado a la Iglesia nuevos instrumentos para expresarse, nuevos medios para dar vigor y amplitud a su apostolado.”

     

    Santiago Alberione nació en San Lorenzo di Fossano (Italia) el 4 de abril de 1884. Hijo de una familia de campesinos trabajadores, supo valorar siempre el esfuerzo y el trabajo como experiencias que dignifican al ser humano. Él mismo relató, en el libro Abundantes Divitae, que a los seis años de edad sintió el llamado a ser sacerdote. Todo sus esfuerzos, sus estudios y hasta los tiempos de descanso apuntaron hacia esta meta. Hasta que en el año 1896 entró al seminario, y en 1907 se ordenó sacerdote.

     

    En la noche que va del 31 de diciembre de 1900 al 1 de enero de 1901, todavía siendo seminarista, recibió con mayor claridad el llamado a un mayor compromiso. Fue en la adoración al Santísimo, donde la voz del Maestro se convirtió en luz y alimento para la misión paulina: "Vengan a mi todos".

     

    "Llevemos el mayor bien a todos. A todos debemos llevar el auxilio de nuestras oraciones, de nuestro consejo, de nuestra palabra, de nuestros libros, de nuestro ministerio, de nuestro ejemplo." De la Eucaristía, de su docilidad al Espíritu, de sus oraciones en que sintetizaba las preocupaciones por la realidad propia, de su pueblo y de la Iglesia, nació la fuerza para esta gran misión.

     

    En un periodo que va desde 1914 hasta 1960, Alberione fundó las cinco congregaciones religiosas, los cuatro Institutos agregados y la Unión de Cooperadores que hoy forman la Familia Paulina. Una Familia que vive para dar y anunciar a Jesús Maestro y Pastor, Camino, Verdad y Vida.

     

    Alberione falleció el 26 de noviembre de 1971, las 18:26 hs, y dejó una Familia con una misión audaz y actual que perdura a lo largo de los tiempos: Anunciar a Jesús, Camino, Verdad y Vida a todas las personas, con todos los medios de comunicación.

     

    En el año 2002 la Santa Sede lo declaró patrono de Internet y el 27 de abril de 2003 el papa Juan Pablo II lo declaró Beato. Hoy, contemplando el rostro de la Trinidad, Alberione intercede por todas las personas, hombres y mujeres, en especial por los que comunican con sus palabras, gestos y vida los valores de la cultura y del Evangelio.

  • VENERABLE HERMANA TECLA MERLO

    Venerable Tecla Merlo

    María Teresa Merlo, nace en Castagnito (Cúneo)de Alba, en el norte de Italia, el 20 de febrero de 1894. Única mujer y segunda de los cuatro hijos de Héctor Merlo y Vicenta Rolando. Es bautizada dos días después en la Iglesia San Juan Bautista. En 1901, comienza a frecuentar los primeros tres cursos de las escuelas elementales. Al no haber otras clases en el pueblo, los padres la hacen continuar las clases privadas bajo la dirección de la Maestra Chiarla. El 23 de abril de 1902, recibe la primera comunión. En 1907, recibe el sacramento de la confirmación en la iglesia parroquial, por manos de monseñor Francisco Re, obispo de la diócesis de Alba.

    A partir de 1908, frecuenta cursos de sastrería y bordado, en el "Ritiro della Provvidenza", dirigido por las Religiosas de Santa Ana. Posteriormente, sus padres la envían a Turín para perfeccionarse en la profesión. En 1912, abre en la casa paterna de Castagnito un pequeño taller, frecuentado por las chicas deseosas de aprender a coser y abordar. El 27 de junio de 1915, Teresa se entrevista con el padre Alberione en Alba en la sacrístia de la parroquia Santos Cosme y Damián. Acepta compartir con él, el proyecto de una nueva congregación femenina, las Hijas de San Pablo. En Alba, junto a las demás compañeras, Teresa frecuenta el grupo de la "Lega Catechistica" de la parroquia Santísimo Cosme y Damián: sigue los cursos de religión organizados por el canónigo Francisco Chiesa para las catequistas y enseña catecismo.

    En 1916, emite los votos privados temporales en manos del padre Alberione. A finales de 1918, la pequeña comunidad de las Hijas, compuesta por dos adultas y tres adolescentes, se traslada de Alba a Susa para la imprensión del periódico diocesano. El 22 de julio de 1922, Teresa emite la profesión religiosa privada perpetua con otras 8 compañeras. Con este acto se constituye la Sociedad de las Hijas de San Pablo. El 23 de marzo de 1923, la pequeña comunidad se vuelve definitivamente a Alba.

    El 28 de octubre de 1928, Maestra Tecla, con un grupo de otras hermanas, viste el hábito religioso, que será el uniforme de las Hijas de San Pablo. Al emitir los votos religiosos 2 días después, fue elegida por El padre Alberione para ser la superiora general de la recién nacida congregación. Recibió el nombre de Hermana Tecla, en recuerdo de la primera discípula del apóstol Pablo: Santa Tecla. Con su ejemplo, su palabra y su oración, supo dirigir y sostener a sus hijas en la nueva vocación que Jesús Maestro les encomendaba en la Iglesia. En este periodo, Teresa colaboró también en las fundaciones de las Pías Discípulas del Divino Maestro, de las Hermanas de Jesús Buen Pastor y de las Apostolinas. En Noviembre, se abren las primeras casas filiales en Salerno, Bari y Verona. Maestra Tecla acompaña personalmente a las religiosas y las ayuda en los comienzos.

    El 15 de marzo de 1929, Monseñor Re erige la Pía Sociedad de las Hijas de San Pablo en congregación de derecho diocesano. En el decreto Maestra Tecla es reconocida superiora general con el título de Primera Maestra. Algunas de sus compañeras paulinas partieron a muchos países de Sudamerica para predicar el evangelio (Brasil, Argentina, Estados Unidos, etc). En Noviembre de 1933, en Alba, las Hijas de San Pablo se trasladan a la nueva sede en Borgo Piave, sede que se convierte en su Casa Madre. En 1936, Maestra Tecla realizá sus primeros viajes al extranjero y visita las comunidades de Sudamerica. El 10 de noviembre, Maestra Tecla se traslada a Roma. Recibe un duro golpe el 9 de marzo de 1941, fallece Héctor Merlo, su padre.

    Durante la segunda Guerra Mundial, Maestra Tecla acoge en Roma, en la casa general, a 28 monjas Benedictinas que tuvieron que abandonar su monasterio en Cassino. El 13 de diciembre de 1944, la Santa sede concede el Decretum Laudis a la congregación Hijas de San Pablo. Recibe otro duro golpe, el 18 de enero de 1947, muere su madre, Vicenta Rolando. Entre los años 1949 y 1956, Maestra Tecla realizó muchas visitas a las casas de la congregación e instituciones alrededor del mundo, en ocasiones, en compañía del Padre Alberione. En 1952, alienta la iniciativa de los cortometrajes catequisticos y sostiene su realización. El 15 de marzo de 1953, la Santa Sede erige la congregación de las Hijas de San Pablo y aprueba sus constituciones. En Roma, del 5 al 10 de septiembre, se celebra el segundo Consejo Nacional de las Madres Generales y Maestra Tecla es elegida presidenta.

    El 7 de enero de 1957, convoca el primer Capítulo General de las Hijas de San Pablo. El 4 de mayo, es reelegida superiora general por el primer Capítulo para un nuevo mandato de doce años. Entre los años 1959 y 1960, Maestra Tecla visita las casas de América, Gran Bretaña y España. El 28 de mayo de 1961, en Ariccia, durante los ejercicios espirituales en la fiesta de la Santisima Trinidad, Maestra Tecla ofrece la vida para que todas las Hijas de San Pablo sean santas. Luego, en Noviembre, visita la casa del Congo Belga (actual Zaire). La maestra Tecla continuó visitando muchas congregaciones, hasta que el día 16 de junio de 1963, Maestra Tecla sufre un espasmo cerebral (su último viaje fue al Congo).

    El 5 de febrero de 1964, Maestra Tecla Merlo muere en Albano en hospital Regina Apostolorum, tras una hemorragia cerebral. La asiste espiritualmente el padre Alberione. El 22 de enero de 1991, es proclamada venerable. Para celebrar los 100 años de su nacimiento, las Hijas de San Pablo abrieron 15 nuevas fundaciones entre 1994-1995.

La Familia Paulina fue fundada por el beato padre Santiago Alberione. La fundó como un gran árbol, cuya raíz es Cristo Maestro. Las Hijas de San Pablo formamos parte de esta gran Familia misionera, pastoral y evangelizadora.

 

La Familia Paulina tiene como misión común seguir a Jesucristo Maestro, Camino, Verdad y Vida, según el espíritu de san Pablo, bajo la mirada de María, anunciándolo a los hombres y mujeres de hoy con los medios más eficaces del mundo actual.

 

La Familia Paulina está formada por cinco Congregaciones Religiosas, cuatro Institutos de Vida Consagrada, y la Unión de Cooperadores.

Dar Click en la imagen para visualizar.

© 2015  Derechos Reservados Asociación Hijas de San Pablo